Noticias

...
22 de septiembre de 2022

"Modelo 77" es una película que Rafael Cobos y yo empezamos a escribir a

raíz de una noticia sobre la fuga de 45 presos de la cárcel Modelo de

Barcelona en 1978. Lo que más nos llamó la atención fue la existencia de

una organización o sindicato de presos que hacía las veces de

coordinadora y se reconocía dentro de la cárcel como un órgano

articulado de poder.

 

No conocíamos nada de lo ocurrido en las cárceles durante el franquismo.

Pero a partir de la muerte del dictador, la libertad estaba alcanzando a

toda una sociedad, a todo un país y sin embargo quedaban fuera de la

ecuación los presos, parecía que dentro de las cárceles el tiempo se

había detenido y todo permanecía como años atrás. Incluso se revisaron

los delitos políticos y se amnistió a los presos de esa clase. Pero el

resto de presos, los autodenominados sociales, seguían en las cárceles

sometidos a unas condiciones de vida durísimas, de insalubridad, etc., y

regidos por un sistema penitenciario donde los derechos humanos

brillaban por su ausencia. Gente encarcelada por delitos miserables,

robos insignificantes o leyes obsoletas y decimonónicas.

 

Desde homosexuales (divididos en congénitos y adquiridos), menores (muy

jóvenes), desempleados, sin techo, módulos de psiquiatría, geriatría y

muchos preventivos (ley de vagos y maleantes), mezclados con asesinos,

ladrones y timadores.

 

Al final, los aires de libertad terminaron llegando a las cárceles y

para hacerse escuchar los presos hicieron de todo. En la Modelo de

Barcelona, por ejemplo, 200 personas se cortaron las venas a la vez para

llamar la atención sobre su situación. En Carabanchel permanecieron días

enteros subidos a los tejados protestando, pidiendo justicia. Casi todas

las cárceles del país terminaron rebelándose contra el sistema e incluso

hubo motines coordinados entre distintas cárceles.

 

Durante un tiempo pusieron al Estado en jaque hasta que finalmente y,

poco a poco, COPEL se disolvió y desapareció. Sus logros son difíciles

de cuantificar. Quizás lo mejor que dejaron es su ejemplo, su lucha

frente a una situación injusta, sin pensar de manera individual en el

coste, solo en la recompensa de la colectividad.

 

Rafael Cobos y yo queríamos hablar del último sitio a donde llegó la

Transición: las cárceles. Queríamos hablar de cómo un grupo de personas

se unió ante una situación injusta para cambiar sus vidas y la forma de

entender el régimen penitenciario de este país. Una lucha

desproporcionada en el periodo histórico de este país en el que todo era

posible, en el que un estado acababa de nacer: inmaculado, nuevo, a

estrenar...

 

Aunque los hechos que nos ocupan ocurrieron en todo el país, terminamos

centrando la historia en la Modelo de Barcelona. Una cárcel con toda la

historia del siglo XX dentro y en un momento en el que la habitaban

desde anarquistas a ladrones, miembros de Els Joglars, estafadores,

obreros de la SEAT, Nazario y Ocaña.

 

La cárcel como un reflejo de un país, la cárcel como un reflejo de una

sociedad. Para mí "Modelo 77" es una película de personajes dentro de un

espacio cerrado, de personajes que tienen que creer y hacer un largo

viaje interior para conocerse, para conseguir unos objetivos, casi

inalcanzables, trabajando en un proyecto común, de manera desesperada,

sin pensar en las consecuencias.

 

Es una película en la que los actores han sido muy importantes, a ellos

les hemos dado todo el tiempo de rodaje que hemos podido, haciendo que

la puesta en escena fuese simple y sencilla. Con esto estoy realmente

contento, creo que han hecho un trabajo estupendo. Y sobre todo que han

conseguido transmitir una emoción sincera, algo cada día más complejo en

este mundo sobrecargado de estímulos.

 

Los actores han sabido transmitir la emoción de los que están sometidos

a una situación tan dura e injusta como la de nuestros personajes. Todas

las interpretaciones contienen la emoción y la tensión de escapar de un

sistema implacable y, sobre todo, la emoción más compleja del que

termina hallando un camino para encontrarse a sí mismo e integrarse en

una sociedad, sea dentro o fuera de la cárcel.

 

(*): El sevillano Alberto Rodríguez ha desarrollado en su tierra natal

la mayor parte de su carrera fílmica, salvo su opera prima, codirigida

por Santi Amodeo, "El factor Pilgrim". Luego vendría "El Traje" y su

primer éxito popular, "Siete vírgenes". Menos suerte tuve con el drama

existencialista de treintañeros inmaduros "After". Se consagró con

"Grupo 7" y de nuevo con "La isla mínima", a la que siguió "El hombre de

las mil caras" y la teleserie "La peste". "Modelo 77" se estrena este

viernes en España.

 

© NOTICINE.com