Noticias

...
26 de septiembre de 2022

 

El argentino Diego Musiak ("Cartas para Jenny", "Encontrados") hace en

"Cenizas al mar" (2022) una película tan pretenciosa que pega la vuelta

y descoloca al espectador constantemente.

 

"Esto parece surrealista" dice Iván, el personaje de Fabián Vena, en una

suerte de síntesis del viaje interior que experimenta, en esta película

que combina imágenes oníricas al mezclar sueños, anhelos y recuerdos por

igual.

 

Ivan está procesando el duelo de su padre, convertido en cenizas y listo

para ser arrojado al mar. Lo acompaña Ceci (Sonia Zavaleta), su novia

menor que él, y se hospedan en un hotel frente a la playa que, por esas

cosas del destino, pertenece a Sofía (María Ucedo), una expareja de Ivan

con quien tuvo un intenso romance en el pasado.

 

"Cenizas al mar" pretende ser una historia sobre el duelo y la redención

pero, cuánto más profunda intenta ser, más banal se vuelve su argumento,

diálogos y puesta en escena. Imágenes en blanco y negro intercaladas

para subrayar el pasado "perdido" del protagonista, diálogos

inverosímiles y vueltas de tuerca -y de tono- le juegan en contra al

film, que llega al punto del ridículo.

 

Los actores hacen lo que pueden ante una puesta de cámara que los expone

y diálogos difíciles de asimilar. Vena, con cara de circunstancia toda

la película, Ucedo un poco mejor mientras que Cumelen Sanz (La jefa)

parece ser la más cómoda en su papel.

 

Las tomas cenitales del mar, su sonido constante incluso dentro de los

interiores, y una iluminación sobreexpuesta que vira al blanco la

pantalla, le dan un tinte sobrenatural, de ensoñación a la imagen. Este

detalle sumado a la dirección de arte que acompaña la estética desde el

vestuario y la escenografía minimalista son lo mejor del film en su

intento de generar un clima enrarecido entre presente y pasado, vida y

muerte. El no tiempo y no lugar adquieren una dimensión interesante.

 

Pero el desarrollo de ese pasado atado a las emociones, con revelaciones

propias de una telenovela, rompen el clima y hacen sentir artificial

tanto las vueltas de tuerca como la profundidad existencial planteada.

Un cambio de tono desarticulado que hace de "Cenizas al mar" una

película con buenas intenciones pero fallida.

 

© NOTICINE.com