Noticias

...
17 de junio de 2016

Una exposición temprana a los dispositivos electrónicos como herramienta

de aprendizaje podría afectar a su memoria, con el paso de los años. “Si

nosotros exponemos a los niños tempranamente a estos mecanismos de

información, probablemente vayan a ejercitar menos esta memoria

explícita que le va permitir después recordar fechas, números

telefónicos, etcétera”, señala en RPP el médico psiquiatra Alberto

Fernández, director del Instituto de Neurociencias Aplicadas (INA).

 

Una encuesta hecha a 300 estudiantes universitarios en Estados Unidos,

Japón, Alemania y Eslovaquia, reveló que un aplastante 92 % se concentra

mejor cuando lee sobre un libro impreso. ¿Acaso corremos el riesgo de

retener menos conocimiento si utilizamos a la tecnología como

herramienta de aprendizaje?

 

Quizá la memoria explícita, aquella que permite el aprendizaje

consciente y voluntario, sea la más perjudicada.

 

La memoria implícita. Es la que se beneficia, aquella que nos permite

aprender de manera mecánica y sin que medie la consciencia. Esa es la

razón por la que a muchos nos basta con poner los dedos sobre el

teclado, para recordar nuestras contraseñas.

 

Neuroplasticidad del cerebro humano. Esa es la ventaja que permite

ejercitar nuestra memoria, por ejemplo, a través de la escritura que

estimula las conexiones neuronales y la orientación espacial.

 

Es así que Patricia Capellino, psicoterapeuta del Centro Oye Papá Oye

Mamá, sugiere que sí podemos hacer algunos ejercicios para la memoria,

como "recordar números, nombres, asociarlos a una imagen, y que no todo

esté puesto en el celular o una tablet".

 

Si bien es cierto que el sobreuso de pantallas puede causar ojo

perezoso, ojo seco e incluso estrés visual, también existen algunas

alternativas como el Kindle, que al ser de tinta electrónica genera

menor desgaste visual y permite un mayor nivel de concentración si nos

desconectamos del internet mientras leemos.

 

"Hay género transmedia ahora, hoy hay un montón de recursos alternos al

tema de la tecnología para complementar la experiencia de la lectura”,

sostiene el experto en temas de tecnología Jesús Veliz.

 

La tecnología no tiene por qué ser nociva, la clave es tener reglas

claras de uso y aplicarlas correctamente para el provecho de nosotros

 

mismos.