Noticias

...
22 de junio de 2016

A medida que la nación reflexiona sobre esta pregunta, un nuevo informe

del Educational Testing Service (ETS) explora los beneficios y desafíos

de tal esfuerzo en un momento en que los responsables de formular

políticas y los educadores trabajan para asegurar un buen comienzo para

nuestros alumnos más jóvenes.

 

El informe, titulado "Exploring Pre-K Age 4 Learning Standards and Their

Role in Early Childhood Education: Research and Policy Implications"

(Exploración de los estándares de aprendizaje para los niños entre Pre-K

y 4 años y su papel en la educación de la primera infancia:

investigación e implicaciones de políticas), fue escrito por los

investigadores del ETS Andrea DeBruin-Parecki y Carly Slutzky. El

estudio se basa en una encuesta nacional de directores y administradores

de la primera infancia a nivel estatal y territorial, además de grupos

de discusión geográficamente diversos y entrevistas individuales.

 

"En su gran mayoría, a través de conversaciones y entrevistas, los

líderes y administradores de la primera infancia afirmaron su percepción

de la utilidad de tener estándares de aprendizaje nacionales para los

niños de edad preescolar hasta los cuatro años," escribió

DeBruin-Parecki. "Los datos indican que el tener estos estándares

permitiría una mayor colaboración y comunicación entre los estados y

territorios, ofrecería expectativas más equitativas para todos los

niños, permitiría la coherencia en el lenguaje y la organización de

estándares e impulsaría la enseñanza efectiva y el desarrollo profesional".

 

"Aunque las conversaciones en torno a esta pregunta fueron muy

positivas, también hubo comentarios acerca de permitir a los estados

seguir creando sus propias estrategias para docentes y ejemplos para los

niños, decidir sobre su propio plan de estudios y evaluaciones, así como

el desarrollo profesional, con el fin de ajustarse a las necesidades de

sus propias poblaciones infantiles".

 

Actualmente en los Estados Unidos, los 50 estados, cinco territorios y

el Distrito de Columbia han establecido estándares de aprendizaje desde

pre kínder (pre-K) hasta los 4 años que pretenden esbozar las destrezas

y los conocimientos que ponen a los niños en el camino hacia el éxito

desde kindergarten y más adelante. Estos estándares son una fuerza para

centralizar la educación infantil, proporcionando un puente entre la

etapa preescolar y la escuela primaria. Sin embargo, a diferencia de los

43 estados y 4 territorios que actualmente han adoptado las Common Core

State Standards (Normas básicas comunes del estado), los programas de

escuela primaria, escuela secundaria y escuela preescolar no tienen

estándares comunes.

 

Sobre la base de los resultados de las encuestas, los grupos de

discusión y las entrevistas, los autores del estudio ofrecen las

siguientes recomendaciones de política:

 

     Diseñar contenido basado en la investigación y acordado para cada

dominio presente en los documentos de normas, para permitir la

evaluación del contenido y la calidad de los actuales estándares de

aprendizaje desde pre kínder hasta 4 años en todo el país.

     Considerar el uso de organización y terminología similar en los

documentos de normas de aprendizaje temprano para permitir una

comunicación más clara y las comparaciones entre los estados.

     Fomentar la alineación en todos los dominios más allá del lenguaje,

la alfabetización y las matemáticas.

     Planificar un desarrollo profesional común para los maestros que

sea eficaz y coherente, con el fin de promover la comprensión del

desarrollo continuo y cómo incorporar la práctica de desarrollo adecuada

en la instrucción diaria basada en estándares.

     Determinar los métodos para evaluar los efectos de distintas formas

de desarrollo profesional relacionadas con la instrucción basada en

estándares.

     Hablar acerca de la creación de normas o directrices nacionales

como una posible solución inicial para los temas de equidad que afectan

a los niños pequeños que asisten a centros preescolares basados en

normas nacionales.

 

"El trabajo por delante para el desarrollo nacional de estándares para

la escuela preescolar hasta los 4 años será un proceso largo y difícil

que implicará una profunda conversación, colaboración y compromiso entre

los estados y territorios de Estados Unidos", escribió DeBruin-Parecki.

"La investigación futura seguirá arrojando luz sobre la amplia variación

persistente en las normas vigentes y las desigualdades en las

oportunidades de aprendizaje entre los niños pobres y sus docentes".

 

Las copias del estudio "Exploring Pre-K Age 4 Learning Standards and

Their Role in Early Childhood Education: Research and Policy

 

Implications" están disponibles a través de la Wiley Online Library.