Noticias

...
15 de septiembre de 2022

 

El actor mexicano Roberto Quijano acudió junto a su coprotagonista,

Diana Bovio y la directora Claudia Sainte-Luce al Festival de Toronto

para estrenar la producción nacional "Amor y matemáticas". "Rompe con el

estereotipo de las películas mexicanas que conocen internacionalmente y

que suelen retratar la delincuencia organizada o migrantes,  cuando en

México también tenemos historias muy bonitas con sociedades peculiares

que pueden ser chistosas y además presentar la enorme diversidad que

tenemos", dijo el que fuera intérprete de "La casa de las flores",

"Treintona, Soltera y Fantástica" y "La Doña".

 

Presentada en la sección Contemporary World Cinema del certamen

canadiense, "Amor y matemáticas" narra la vida de un excantante de una

banda de los 80 que ahora vive en Monterrey, lejos de la fama, sin

trabajar, cuidando a su hijo, mientras su mujer mantiene a la familia.

Pero un día, conoce a su nueva vecina, quien resulta ser la expresidente

de su club de fans; lo que lo hará recordar su pasión por la música.

"Para mí es un sueño estar aquí, porque conozco perfectamente el

festival y sé que es muy importante en la industria, porque además de

darle visibilidad a las  historias, permite que el público conozca todo

tipo de culturas. Además, somos la única película cien por ciento

mexicana en llegar y que retrata un mundo que pocas veces vemos", contó

a El Heraldo.

 

"No es una crítica social, sino una presentación de lo que los regios

tienden a ser con sus personalidades únicas y costumbres muy definidas.

Ahí Billy, mi personaje, rompe con este esquema del típico norteño, va

en contra de todo lo que le dicen, pese a la presión social de que tiene

que ser el proveedor, entonces rompe también con esos estereotipos", agregó.

 

En otras declaraciones a El Sol, Roberto Quijano profundizó en el

contenido de la película: "Tenemos una estructura social, en este caso

mexicana, donde hay esta idea de que el hombre tiene un camino por

recorrer, y el personaje rompe con esos estereotipos del típico macho,

entrón y fuerte que no le teme a los sentimientos".

 

"Billy está en un círculo social donde parece broma, e incluso las

personas que lo rodean. Pero realmente no es un chiste, los comentarios

que se hacen, las palabras que se utilizan en Monterrey, que tienen un

acento muy peculiar, ahí está la comedia", agregó.

 

Para el actor, la colaboración con Claudia Sainte-Luce, quien por

primera vez dirige un guión ajeno (de Adriana Pelusi), fue intensa:

"Ella es muy sensible a lo que realmente quiere contar, está más

enfocada en los sentimientos y en crear personajes a través de una

verdad, no a través de una imagen. En los ensayos nos íbamos muy

adentro, tanto que logramos abrir este caparazón que normalmente abres

en terapia, y ella lo logró. Respeto mucho el trabajo que hicimos".

 

© NOTICINE.com