Noticias

...
22 de junio de 2016

Al menos nueve compañías de Hollywood competirán por financiar y

distribuir el nuevo proyecto que -basado en hechos reales- unirá a la

estrella femenina más taquillera del momento, Jennifer Lawrence, y el

cineasta ganador del Oscar Adam McKay, "Bad Blood". A algunas de las

"majors" de Hollywood, como Universal, Paramount, Warner y Fox, se unen

en la pugna otras de mediano poder, como Legendary Pictures, Morgan

Creek, STX Entertainment, Cross Creek, AG Capital, The Weinstein Company

y una de las plataformas audiovisuales por internet, Amazon Studios.

 

Deadline informa que la puja por el guión de McKay, escritor y director

de la candidata al Oscar "El gran juego / The Big Short — anda ahora

mismo en torno a los 3-4 millones de dólares, y que el presupuesto total

de la película no subiría más allá de los 50 millones. El último

proyecto que generó tan alto interés de la industria fue el de "Bright",

con guión de Max Landis, dirección de David Ayer y Will Smith y Joel

Edgerton comprometidos a protagonizarlo. Al final se lo quedó Netflix

pagando nada menos que 90 millones de dólares.

 

"Bad Blood" se basa en la historia real de la empresaria tecnológica

Elizabeth Holmes, fundadora de la empresa Theranos, que aseguró tener un

método para analizar la sangre a partir de unas simples gotas, en vez de

con una extracción en vena con jeringuilla. Pese a ser fundada en 2003,

Theranos no empezó a quedar bajo sospecha hasta hace unos meses. El

pasado enero, esta compañía tecnológico-médica, considerada una de las

más importantes de Silicon Valley, con un valor estimado de 9000

millones de dólares, fue sancionada con dos años sin poder actuar

después de denuncias sobre fallos en sus tests. Diversas investigaciones

federales se están desarrollando sobre el asunto y la fundadora, Holmes,

ingeniera química, habría perdido la mayor parte de su fortuna, estimada

en su momento por Forbes en 4500 millones (fue la mujer más joven nunca

incluida en su lista de multimillonarios mundiales).

 

Aunque todavía no hay sentencias o condenas contra Theranos y su

creadora, lo cierto es que el suelo se está hundiendo bajo sus pies, y

el valor de la empresa, que recibió una lluvia de millones de

inversionistas y compañías de capital-riesgo, cayó en picado. A pesar de

todo, Holmes sigue proclamando que sus técnicas son correctas.

 

Una historia como esta no podría pasar desapercibida para Adam McKay,

que retrató el fraude inmobiliario que desencadenó la última gran crisis

económica en Estados Unidos y la mayor parte del mundo, la pasada

década, en su película "La gran apuesta / The Big Short", nominada a

 

cinco Oscars, entre ellos los de mejor película.